“Corazón de Loto” Exposición de Yolanda Morales. Entrevista (ESPAÑOL).

“Corazón de Loto” Exposición de Yolanda Morales. Entrevista (ESPAÑOL).

Les dejo un instante como el de mis fotos, como el de mis pinturas en el que se plasma una parte de lo que soy.

Mujeres Artistas/ Female Artists

La fotografía que yo hago es de instantes que nadie ve.

-Yolanda Morales.

yolanda-morales-retrato

La artista Yolanda Morales.

Quiero empezar diciendo con toda sinceridad que esta entrevista me dejó con los dedos y el corazón emocionado. No pude esperar a llegar a mi escritorio para escribir y entonces ese Volvo rojo que me llevó a casa lo convertí en mi lugar de escritura con la compañía de mi Mp3.

El olor de un cappuccino e infusiones de algunas frutas hace su magia con la sensación húmeda por la llovizna de aquella tarde en el Café del Centro, una cafetería pequeña que aloja en sus paredes recuerdos del edificio y memorias de Yolanda convertidas en fotografía o pinturas.

“Corazon de loto” es la primera exposición individual de Yolanda Morales. Una serie de 13 obras; tres pinturas y diez fotos. Ella, arquitecta egresada de la UNAM, nos habló de cómo fue que luego…

Ver la entrada original 2.142 palabras más

Dedo obsceno y a correr.

Afuera, el cielo se ilumina por la presencia de un tímido rayo que deja rastro color naranja, la ausencia de sonido permite percibir las gotas que chocan contra el cristal de mis ventanas, en el cielo entre las nubes difusas se pintan sombras y contrastes, de pronto las gotas cesan y un rayo seco hace su aparición, seguido por el sonido urbano de ambulancias y patrullas, en ese momento sé que estoy en la ciudad y no en el idilio de mi bosque imaginario.

El cansancio me esta venciendo, es bueno retomar la actividad de cansarte con diversión, en la semana me entere que mi Ramón tiene ansiedad y por eso se lastima, su comezón y la necesidad de morderse el trasero no es por pulgas o alergia, mientras la doctora me explicaba la razones de su malestar y las soluciones mas saludables, la voz de lulú sonaba en mi subconsciente: “lo que tu transmitas y estés vivenciando ante un estado de ansiedad Ramón lo percibirá y podria reflejarlo”, quien diga que los animales carecen de sensibilidad ante nuestros problemas no posee la capacidad de entender que los seres vivos estamos conectados. Es así como retomamos el ejercicio de correr tan fuerte como para perder a esa molestia de compañía, quien ha vivido o vive con ansiedad sabe perfectamente que es como traerla pegada, es una de esas visitas que no quisieras que llegara, le evitas dar tu ubicacion pero ¡maldita sea!, quizá te plantó un rastreador, corrimos hasta sentir que el corazón se salía, saltamos para que las articulaciones se pusieran en funcionamiento de nueva cuenta.

Ahora es Frida la que nos muestra el fino arte de convivir, tiene una capacidad asombrosa de valerle madres el que no conozca a la persona o perro, y solo dice ¡hola!, mi nueva tarea para hacer de esa fiera de rastreo es, salir, respirar y caminar sonriendo de nuevo a los extraños, gozando de la luz de sol y buscar inspiración hasta del musgo de los viejos muros de esos edificios de cantera y tezontle que han visto pasar la historia.

La profunda respiración de Lucha me devuelve a mi habitación, desde la que observo el cielo que continúa siendo iluminado de vez en vez por los rayos.

Es tan placentero volver a sentir los ojos apesadumbrados, el cuerpo adormecido por el cansancio, es una verdadera invitación al descanso nocturno. Mi consejo si me lo permites, si sabes por experiencia propia lo que es luchar día con día contra la seductora invitación de quedarte tumbado y dejar que el tiempo pase, pues no te importa nada, deja echada ahí a la depresión y piérdete un rato del radar de la ansiedad y muéstrales el dedo obsceno en señal de rebeldía, toma tus zapatos de correr y sal a descargar todo eso que te ata, goza de la libertad de volar mientras corres, de sentirte viv@ mientras la sangre se agolpa en tus mejillas y el fuerte palpitar de tu corazón se hace presente en todo tu cuerpo.

 Quizás no tengas una mascota a la que ya hayas envenenado con ese mal, pero quizá tienes un hijo, un hermano, un amigo y lo mas importante te sigues envenenando, nuestra lucha es diaria pero se hace con gusto no con tortura.

Si tienes sueño por cansancio ¡duerme!, repón energías y a seguir, pero que el sueño no sea para evadir, si alimentas esa bestia que espera con gusto, serás definitivamente su manjar principal.

Mientras tanto dormire siendo positiva para que mi cuerpo solo deba sanar l ansiedad y no devengan sorpresas inesperadas. 

Día para el dedo obsceno a la ansiedad. Mis fieles compañeros mientras mi dulce ángel me cuida a la distancia.

 
Mi Ramón.  trabajaremos juntos.
 
Frida, la sociable 

 
Lucha, mi guerrera. 

Una de esas…

  

2:21 de la mañana, es una de esas madrugadas en las que después de constantes sueños que debo ir al sanitario me levanto de mi cama, incorporo mi cuerpo adormilado y busco mis zapatos para ir a ese cuarto de baño del que aveces siento que me observan por esa diminuta ventana, cuando mi necesidad fisiológica ha sido cubierta me dirijo a mi cálido lecho y heme aquí, despierta sin poder pegar el ojo y dando más vueltas que un pollo en rosticeria, afuera se observa una noche muy tranquila y fresca, el cielo parce tener tonos de gris aperlado y ese edificio de rojos ladrillos contrasta de manera peculiar con el único árbol que se vislumbra en la parte trasera de mi departamento y del único que puedo saber que el tiempo transcurre, es tan placentero que mi imperiosa necesidad de correr las cortinas ya no exista observar hacia afuera en medio de la madrugada ya no me causa el terror a observar alucinaciones escabrosas, Ramón parece percatar algo y sube a la cama a continuar su sueño, su compañía alivia un poco mi ansiedad impertinente, mientras tanto yo escribo para relajar mi mente, ¿es posible que pueda continuar durmiendo?, analizo el qué me despertó y ¡vaya! Uno de esos pensamientos auto reflexivos fue la causa de este insomnio de inicio de año, cuando uno se acuesta en la cama no solo con tus mascotas o tu yo, sino que además te acompañas de doña depresión que se pone reflexiva y su fiel amante la ansiedad que la seduce a vibrar mi cuerpo para no permitir mi descanso, es la chingadera más desquiciante.

Ya no siento el bajón de presión que me obligó a recostarme a la hora de los telerín, ahora me siento más viva y despierta, tengo hambre y una necesidad de continuar soñando esos bizarros deseos que solo ocurren precisamente en el anonimato de mis sueños. Pero ¡ah! ¿Será que ya podré retomar mi sueño y dejar de observar la claridad de la madrugada mientras mi subconsciente continua filosofando sobre el significado de mi vida?

Mientras tanto mis lecturas de insomnio me llevaron a encontrar estas peculiares publicaciones que pueden serte de ayuda, una para no sentirte sol@ y otra por si estas sol@ y quieres expandir tu arte. 

Depresión, no estas sol@
Trazos sensuales de Thom