tu

Mi querid@ tú, a lo largo de nuestra vida pasamos un sin número de torpes y molestas experiencias, vamos dejando un poco de nosotros aquí y allá, cuando somos conscientes de nuestros actos y sucumbimos ante la tentación de no omitir nuestros pensamientos, caemos por un largo precipicio del que aveces ellos mismos nos salvan, ya casi se cumple un año desde que escribo para liberar y poder desprenderme un poco de lo que pesa, en mi travesía me he encontrado con que no estoy del todo sola y que quizá tu que me lees aveces sientes esos altibajos de humor tan bestiales que no sabes que tan abajo o tan arriba haz estado.

Quizá haz escuchado ya muchos con opiniones diversas, desde el que te dice no pasa nada, el que recomienda la droga de la felicidad artificial, los que dicen habla y los que dicen fluye…sin embargo en momentos eres tu quien rige lo que vives y otras esas estupidas bestias que acompañan al miedo aquel., quien dijo que era fácil, la verdad no le deseo siquiera experimentar todo esto. 

En la pintura y la fotografía encontré una manera de sacar lo que ahoga, que mientras intento respirar se hace nudos y me paraliza las piernas. Unas de las obras plasman libertad, otras paz, unas más esos extraños sueños que han frenado un poco la imaginación, aquellos que reflejan el dolor los dejo para mi, no cualquiera haya placer en el dolor ajeno…bueno por desgracia ahora se muestra mas en este loco mundo.  Los lienzos de dolor los plasmó en mis ratos de más bajo nivel de energía y los reservo para liberarlos o no?, creo que en cierto punto nos hacemos adictos a sentir ese hueco que la tristeza nos brinda. Afuera el sol muestra su rostro, pero no hay algo que me motive a pisar el exterior…ahora me hecho presa de mi propia soledad. 

¿Sola?, no, solitaria, ¿cuánto mas?…no lo sé

Mientras una voz, esa que me llevaba a continuar y conocer me dice, no desistas a la par que el viento llega a mi rostro colándose por la ventana. No desistir, ahí vamos de nuevo.

Salchichas fritas, ratitos de paz.

hace ya un montón de minutos han pasado, se han suscitado eventos por los que trabaje física y mentalmente para que se dieran y de la NO nada como por arte de trabajo y meditación, aparecieron. 

En aquella llamada en la que confronté una vez más lo que Pandora tenía para mi en esa caja azul, se liberó un peso tan titánico que ahora siento que tengo la capacidad de flotar casi volar. ¿No te ha pasado que después de sacar lo que traes, no sabes que hacer con tanto espacio que buscas llenar ese hueco?, toda la vida haz ido atiborrad@ de cosas que el día menos sospechado, sale todo y tu…no hayas que meter. El arte de dejar ir es igual de trabajoso que respirar,inhalas, exhalas y así día a día hasta que es una rutina, te das cuenta que eso te permite vivir y lo haces con mayor amor y lo llevas de nuevo al extremo, ¡vaya! Creo que eso de la vida plana no es para ti, ¿cierto?.

Acabo de leer un articulo de como es vivir con ansiedad, y en este punto sentada frente a mi computadora con los perrhijos dormidos y mi barriga llena, puedo dar gracias por un momento de paz. 

La verdad que esa enfermedad es algo así como el hongo de la humedad que cuando menos lo esperas aparece o se ¡expande!. La ansiedad no es un algo que uno elija tener y ¡como se desearía dejar de sentir!, sin embargo vas aprendiendo a convivir con esa bestia que liberaste por sanidad ambiental y comunal, cada día es una especie de triunfo cuando vas a la cama y logras descansar por lo menos unas horas, hoy después de disfrutar una nueva inauguración de mis obras en las que posé mi paz, me delité el paladar preparando un rico sándwich de salchichas fritas y agua de Jamaica una verdadera delicia, dirán que de magnifico tiene esto, pues te platicare que en ocasiones tras los ataques de esta “simpática” compañera, el hambre se va y vuelve después como se fue, con la furia de un huracán y devoras sin degustar, pero hoy no fue así, el sonido de las salchichas dorándose en el sartén bañadas  de especias y cubiertas de pan y queso fundido ¡mmmm!, hacen que todo lo que pudo pasar se desvanezca por unos minutos y tu interior se alinee con la gran mordida que le pegas a ese sandwichote. 

Día con día hay que lidiar con pensamientos que te interrogan por todo, yo por ejemplo tengo una pregunta que me persigue, esa voz que me dice: Dime algo…mientras yo pienso para reponderle, ok te diré que te ¡cierres el pico!. Pero hoy no, hoy inicio mi día con la dicha de saber que pintare algo nuevo para llevarlo al lugar que me vio nacer en pintura, mientras preparo la invitación para otra individual en el sitio que me vio amar la arquitectura histórica.