“Corazón de Loto” Exposición de Yolanda Morales. Entrevista (ESPAÑOL).

“Corazón de Loto” Exposición de Yolanda Morales. Entrevista (ESPAÑOL).

Les dejo un instante como el de mis fotos, como el de mis pinturas en el que se plasma una parte de lo que soy.

Mujeres Artistas/ Female Artists

La fotografía que yo hago es de instantes que nadie ve.

-Yolanda Morales.

yolanda-morales-retrato

La artista Yolanda Morales.

Quiero empezar diciendo con toda sinceridad que esta entrevista me dejó con los dedos y el corazón emocionado. No pude esperar a llegar a mi escritorio para escribir y entonces ese Volvo rojo que me llevó a casa lo convertí en mi lugar de escritura con la compañía de mi Mp3.

El olor de un cappuccino e infusiones de algunas frutas hace su magia con la sensación húmeda por la llovizna de aquella tarde en el Café del Centro, una cafetería pequeña que aloja en sus paredes recuerdos del edificio y memorias de Yolanda convertidas en fotografía o pinturas.

“Corazon de loto” es la primera exposición individual de Yolanda Morales. Una serie de 13 obras; tres pinturas y diez fotos. Ella, arquitecta egresada de la UNAM, nos habló de cómo fue que luego…

Ver la entrada original 2.142 palabras más

Dedo obsceno y a correr.

Afuera, el cielo se ilumina por la presencia de un tímido rayo que deja rastro color naranja, la ausencia de sonido permite percibir las gotas que chocan contra el cristal de mis ventanas, en el cielo entre las nubes difusas se pintan sombras y contrastes, de pronto las gotas cesan y un rayo seco hace su aparición, seguido por el sonido urbano de ambulancias y patrullas, en ese momento sé que estoy en la ciudad y no en el idilio de mi bosque imaginario.

El cansancio me esta venciendo, es bueno retomar la actividad de cansarte con diversión, en la semana me entere que mi Ramón tiene ansiedad y por eso se lastima, su comezón y la necesidad de morderse el trasero no es por pulgas o alergia, mientras la doctora me explicaba la razones de su malestar y las soluciones mas saludables, la voz de lulú sonaba en mi subconsciente: “lo que tu transmitas y estés vivenciando ante un estado de ansiedad Ramón lo percibirá y podria reflejarlo”, quien diga que los animales carecen de sensibilidad ante nuestros problemas no posee la capacidad de entender que los seres vivos estamos conectados. Es así como retomamos el ejercicio de correr tan fuerte como para perder a esa molestia de compañía, quien ha vivido o vive con ansiedad sabe perfectamente que es como traerla pegada, es una de esas visitas que no quisieras que llegara, le evitas dar tu ubicacion pero ¡maldita sea!, quizá te plantó un rastreador, corrimos hasta sentir que el corazón se salía, saltamos para que las articulaciones se pusieran en funcionamiento de nueva cuenta.

Ahora es Frida la que nos muestra el fino arte de convivir, tiene una capacidad asombrosa de valerle madres el que no conozca a la persona o perro, y solo dice ¡hola!, mi nueva tarea para hacer de esa fiera de rastreo es, salir, respirar y caminar sonriendo de nuevo a los extraños, gozando de la luz de sol y buscar inspiración hasta del musgo de los viejos muros de esos edificios de cantera y tezontle que han visto pasar la historia.

La profunda respiración de Lucha me devuelve a mi habitación, desde la que observo el cielo que continúa siendo iluminado de vez en vez por los rayos.

Es tan placentero volver a sentir los ojos apesadumbrados, el cuerpo adormecido por el cansancio, es una verdadera invitación al descanso nocturno. Mi consejo si me lo permites, si sabes por experiencia propia lo que es luchar día con día contra la seductora invitación de quedarte tumbado y dejar que el tiempo pase, pues no te importa nada, deja echada ahí a la depresión y piérdete un rato del radar de la ansiedad y muéstrales el dedo obsceno en señal de rebeldía, toma tus zapatos de correr y sal a descargar todo eso que te ata, goza de la libertad de volar mientras corres, de sentirte viv@ mientras la sangre se agolpa en tus mejillas y el fuerte palpitar de tu corazón se hace presente en todo tu cuerpo.

 Quizás no tengas una mascota a la que ya hayas envenenado con ese mal, pero quizá tienes un hijo, un hermano, un amigo y lo mas importante te sigues envenenando, nuestra lucha es diaria pero se hace con gusto no con tortura.

Si tienes sueño por cansancio ¡duerme!, repón energías y a seguir, pero que el sueño no sea para evadir, si alimentas esa bestia que espera con gusto, serás definitivamente su manjar principal.

Mientras tanto dormire siendo positiva para que mi cuerpo solo deba sanar l ansiedad y no devengan sorpresas inesperadas. 

Día para el dedo obsceno a la ansiedad. Mis fieles compañeros mientras mi dulce ángel me cuida a la distancia.

 
Mi Ramón.  trabajaremos juntos.
 
Frida, la sociable 

 
Lucha, mi guerrera. 

Una de esas…

  

2:21 de la mañana, es una de esas madrugadas en las que después de constantes sueños que debo ir al sanitario me levanto de mi cama, incorporo mi cuerpo adormilado y busco mis zapatos para ir a ese cuarto de baño del que aveces siento que me observan por esa diminuta ventana, cuando mi necesidad fisiológica ha sido cubierta me dirijo a mi cálido lecho y heme aquí, despierta sin poder pegar el ojo y dando más vueltas que un pollo en rosticeria, afuera se observa una noche muy tranquila y fresca, el cielo parce tener tonos de gris aperlado y ese edificio de rojos ladrillos contrasta de manera peculiar con el único árbol que se vislumbra en la parte trasera de mi departamento y del único que puedo saber que el tiempo transcurre, es tan placentero que mi imperiosa necesidad de correr las cortinas ya no exista observar hacia afuera en medio de la madrugada ya no me causa el terror a observar alucinaciones escabrosas, Ramón parece percatar algo y sube a la cama a continuar su sueño, su compañía alivia un poco mi ansiedad impertinente, mientras tanto yo escribo para relajar mi mente, ¿es posible que pueda continuar durmiendo?, analizo el qué me despertó y ¡vaya! Uno de esos pensamientos auto reflexivos fue la causa de este insomnio de inicio de año, cuando uno se acuesta en la cama no solo con tus mascotas o tu yo, sino que además te acompañas de doña depresión que se pone reflexiva y su fiel amante la ansiedad que la seduce a vibrar mi cuerpo para no permitir mi descanso, es la chingadera más desquiciante.

Ya no siento el bajón de presión que me obligó a recostarme a la hora de los telerín, ahora me siento más viva y despierta, tengo hambre y una necesidad de continuar soñando esos bizarros deseos que solo ocurren precisamente en el anonimato de mis sueños. Pero ¡ah! ¿Será que ya podré retomar mi sueño y dejar de observar la claridad de la madrugada mientras mi subconsciente continua filosofando sobre el significado de mi vida?

Mientras tanto mis lecturas de insomnio me llevaron a encontrar estas peculiares publicaciones que pueden serte de ayuda, una para no sentirte sol@ y otra por si estas sol@ y quieres expandir tu arte. 

Depresión, no estas sol@
Trazos sensuales de Thom

¡Ridiculus!

Son muchas voces las que reclaman que hables, que no te calles más sin embargo otras tantas te dicen y suplican que el curso tal y como ha corrido es perfectamente normal, una más fuerte dice ¡conformista!, ¡cobarde!, al tiempo que reproduce las escenas llenas de tal vez y con nada de, lo hiciste…cada mañana si la noche y el sueño lo permitieron te dices para tí con gran entusiasmo tan revitalizante que podrías labrar con tus propias manos la piedra que erigiera tu valor.

Pero que hay de ese dolor que sigue saliendo, eso que quisieras que no fluyera pero lo hace, la purga que tu alma practica como mejora constante a tu carácter inquebrantable, Pandora continua arrojando demonios que chocan con los recuerdos y recuerdos que deslucen ante la realidad, quizás no recuerdes exactamente como pasaron las cosas, puede que las personas que se cruzan en tu camino se reflejen junto a ti en el espejo para decirte ¡avante!, que lo que ayer te vencía hoy te fortalece, quien dijo que el miedo en el fondo no tiene cara de un salvaje ¡yo puedo!.

Sí, eres una bola de confusiones, de abismales desciciones pero dime ¿quién no?, a cada uno nos toco un boleto para una feria y a como gire el carrusel es como nos hemos de sentir, los mareos y las nauseas podrán acompañarte, pero qué hay de las risas y los colores. En esa feria puede que entre los puestos de delicias veas un poco de algodones sin sabor.

Tienes ganas de gritar, ¡grita!, quieres llorar hasta vaciar ese océano interno, ¡házlo! Aveces tanta confusión se aclaran soltando, así como cuando sueltas un globo para que se eleve por los aires, ¿duele? Bastante confrontar lo que te ancla y siempre haz evadido por su puesto que duele, te aseguro que no dejaran de emanar las dudas, los llantos, aveces serán teñidos de víctima para tu confort y otras porque en verdad duele, pero por favor no silencies esa parte que pide a gritos que esa persona en realidad no eres tu, eso que mina la salud pudre el alma, la visión y no te deja avanzar. ¡Vamos! Llorar no es de débiles sino de valientes no cualquiera dice estoy rot@ y tengo derecho a soltar mis globos para poder tomar la tienda de mi enorme percheron. 

encajes victorianos 

El viento se cuela entre los espacios mal sellados por el constructor, ejerciendo presencia mediante el sonido milenario, a su gusto mueve las ligeras cortinas que apenas y cubren las ventanas imprimiendo un toque sensual entre cada pliegue de la tela translúcida, ya no es necesario sellar por completo el vano aquel para evitar miradas…ese miedo espectral ha desaparecido, quizás las miradas que ahora la estremecen son las que buscan mirar más allá de las sábanas, el sol ilumina con timidez la habitación de la leona que aún duerme, entre cada respiro un leve rugido se escapa de sus labios sedientos, la habitación esta impregnada de su aroma ardiente, las sábanas se mueven por el acto impulsivo de sus largas piernas, los jadeos comienzan mientras sus manos acarician el viento que ha llegado hasta ella, ¿qué soñará la gata mestiza?.

Cuando se pone de espaldas al húmedo aposento su pierna jala por accidente su cubierta de seda dejando entre ver la liviandad de su camisón negro, de entre los encajes se asoma un pezon erguido que se estremece al contacto de la tela y el beso fresco de su sueño inquietante. 

Su fantasía ha traspasado la frontera del REM invitándola a conocer más de cerca ese poderoso secreto que la convida a disfrutar, los jadeos son cada vez más constantes mientras el compás de sus piernas se abre invitando al deleite de su deseo más furtivo, su castaño cabello se esparce en la suave almohada delicadamente detallada con los más elegantes encantos de sus feromonas incitantes, las mismas que morfeo ha hecho suyas para seducir el líbido de la felina traviesa.

¡AAAh! Se entre corta el aire en su garganta mientras intenta tragar saliva y sus músculos carnosos se contraen, ¡mmmm! Exclama virtuosa y placentera al tiempo que estruja las sábanas en sus manos delgadas, el viento parece complacido y arremete con fuerza sobre su cubierta delicada, desea ver más…su intempestivo movimiento le arranca la seda púrpura y descubre el cuerpo delicado trazado por encajes victorianos, ahí está vulnerable y exquisita, no se sabe si es porque el sol asoma su nariz en la habitación para combidarse del festín que su piel comienza a llenarse de sudor o es porque en el sueño se intensifica la pasión.

La soltura de sus movimientos casi hetereos dan la impresión que ante cada estremecimiento de su impulsivo sueño la chica abandonará su cuerpo para fundirse en el placer de lo inimaginable o regresará para abrir los ojos y emprender la marcha a volver realidad aquello que le humedeció no solo el ropaje. 

  
“Gata mestiza” (c) Yolanda Morales 

elección 

Hasta qué punto somos o nos hacemos víctimas y hasta que punto decidimos, qué si o qué no afecte nuestra vida lo que sucede a nuestro alrededor, ¿doler?, claro que te duele, estas viv@, llorar es un desahogo, pero lulú me dijo hasta que punto se convierte en un desequilibrio, es verdad por mucho que duela, la diferencia radica en cada uno, elegir esta en cada uno también. ¿Qué eliges hoy?

De viva voz, la mujer en el arte.

Ahora mientras las emociones están a flor de piel, las piernas me tiemblan, la boca apenas se humedece y la garganta punza como mi cabeza, las cosas y las imágenes se agolpan, hoy por primera vez hablé de ella, de esa mujer vulnerable, de esa persona que también puedes ser tu ante una situación en la que te afecta, hablé de ese lienzo teñido de rojo y negro que como espejo recién pulido me mostró que también puedo romperme y tengo el derecho sublime a llorar y gritar si así lo quiero, no pensé que la voz fuera a quebrarse y creí superada esa etapa, debo trabajar en ello mas no olvidar que no DEBO callarme lo que sucede.

Hoy los oídos espectantes escucharon con sumo respeto y surgieron las miradas no de lastimero consuelo sino de identificación emocional, hoy reafirmo que la soledad mi soledad está acompañada de la tuya.

Los lienzos que impregne en épocas distintas y que reflejan mi pensar, se proyectaron en la tela de la clase en el Museo de Memoria y Tolerancia, en el Taller de “Discriminacion en el arte” impartido por la profesora Ekatherina Sicardo a la que le agradezco infinitamente brindarme la oportunidad de enfrentar otro de mis miedos e ir liberando cosas para compartir otras más y decir más fuerte a ti que lees esto ¡Hey, no estas sol@!.